¿Llega la Vuelta al Cole y ya estás pensando en los piojos?, ¿tu hijo se ha vuelto de campamento y te das cuenta que el verdadero campamento lo han hecho los piojos en su cabeza?, ¿es la tercera vez que te enfrentas a los piojos este curso? ¡No te preocupes! Bueno sí, un poquito sí, pero no demasiado si te apuntas estos buenos consejos para saber cómo eliminar los piojos y lo más importante, las liendres.

Por si es la primera vez que te estás familiarizando con los piojos y las liendres te conviene conocer algunos conceptos:

  • El nombre correcto para hablar de una infestación de piojos es la pediculosis.
  • Una liendre es un huevo de piojo del cual nacerá un precioso bebé piojo.
  • Cuando el piojo es joven se denomina ninfa y es el periodo entre que eclosiona la liendre hasta que se convierte en piojo adulto y por tanto puede reproducirse. Este periodo suele durar unos 7-10 días.
  • Una vez se ha formado el piojo adulto, puede sobrevivir en la cabeza unos 30 días más. A esto se le añade que las hembras, a partir de los 15 días de haber nacido, puede poner su primer huevo y que es capaz de poner entre 4 y 8 huevos cada día.

 

Con estas premisas ya podemos empezar a explicar la mejor forma de combatirlos. Si tu hijo ya tiene piojos, tenemos que atacarlos con un buen tratamiento y sobre todo, mucha constancia.

1. Tratar a tu hijo con un pediculicida eficaz

Un pediculicida no es otra cosa que un insecticida específico para piojos o cualquier producto que sin ser insecicida es eficaz para su erradicación. En el mercado nos podemos encontrar muchos tipos y marcas entre los que destacamos:

  • INSECTICIDAS: El clásico de los clásicos es la permetrina, que «mata» al piojo por envenenamiento. Su uso está avalado por la Organización Mundial de la Salud en concentraciones del 1%. Se recomienda su utilización con gorro para potenciar su acción y suele ser eficaz para matar a todos los piojos vivos. Digo «suele ser eficaz» porque en estas cosas, la teoría de la evolución también funciona y puesto que se ha utilizado tanto y durante tanto tiempo, los piojos pueden haber desarrollado resistencias y que no sea del todo eficaz. Puede utilizarse en niños mayores de 2 años. Aunque sólo hemos ampliado la información sobre la permetrina, también existen otros insecticidas eficaces como el malatión o la fenotrina.
  • SILICONAS: Se trata de un producto mucho menos agresivo que cualquier insecticida ya que su modo de acción no es el envenenamiento del piojo, sino que lo recubren, asfixiándolo y provocando su colapso intestinal y muerte. Otra ventaja de las siliconas es que los piojos no pueden «ir acostumbrándose» al producto, como ocurre con los insecticidas y por lo tanto no generan resistencias. Es por ello que este tratamiento, si lo aplicamos bien por todo el cabello, es más eficaz que el anterior. Otra ventaja es que podemos utilizarlos en bebés a partir de 12 meses ya que al no ser agresivo, no daña la piel sensible del bebé o de cualquier otro niño con piel sensible. Las más utilizadas son la dimeticona y la ciclometicona.

2. Utilizar una buena lendrera

La lendrera es tu mejor aliada para acabar con una infestación de piojos ya que los tratamientos que hemos explicado, acaban con los piojos, pero no con las liendres.

Tras realizar el tratamiento deberemos pasar la lendrerar lo más concienzudamente posible para eliminar los piojos muertos y lo más importante, las liendres que puedan estar adheridas al cabello. Si nos dejamos liendres sin retirar lo único que habremos conseguido es pasar una tarde entretenida entre tratamientos, gorros y lendreras, pero volverán a visitarnos nuestros queridos amigos una o dos semanas después.

A la hora de comprar una lendrera, no te la juegues, utiliza una buena marca, con púas redondeadas y con la separación adecuada para poder retirar las liendres con la mayor eficacia posible. Si aún no tienes una, ten en cuenta que existen packs donde además del tratamiento se incluye la lendrera y el pack te saldrá mejor de precio.

3. Ser muy constante en el uso de la lendrera

No puedes quedarte sólo con el repaso de la lendrera el día del tratamiento. Es muy complicado quitar todos los piojos y liendres en un sólo día. Por eso te recomendamos que seas constante y todos los días, al menos durante la primera semana del tratamiento, vuelvas a repasar la cabeza de tu hijo.
No deberías encontrar piojos porque los has matado con el tratamiento, pero siempre queda alguna liendre despistada que nos podría aguar la fiesta.

Un truco que te puede ayudar a retirar las liendres es el uso de un vinagre. Los vinagres son fantásticos ya que suavizan el cabello y son capaces de deshacer la melaza con la que la liendre se adhiere al pelo, por lo que es mucho más fácil su retirada con la lendrera. No se te ocurra utilizar el vinagre de cocina que tu hijo pasaría todo el día oliendo a pepinillo. Existen vinagres aromatizados como el de Quassia que dejan un agradable olor y cumplen su función.

4. Repetir el tratamiento a los 10 días

¡Ya casi hemos acabado! Hemos puesto el tratamiento, hemos pasado la lendrera y retirado todos los piojos y liendres, los días posteriores aún nos han acabado de salir 3 ó 4 liendres más y llevamos una semana pasando la liendrerar sin encontrar nada más. ¿Ya está?… ¡¡NO!!

Si quieres asegurarte que acabas del todo con las liendres, debes volver a poner el tratamiento pediculicida ya que puede ser que alguna liendre haya eclosionado y tengamos alguna ninfa (piojo joven) danzando por la cabeza de tu hijo. Al poner el tratamiento de nuevo, conseguiremos matarlo y no habrá dado tiempo a que ponga nuevos huevos (liendres). Con que repases un par de días más con la lendrera, ya habrás conseguido liberarte de estos fantásticos insectos.

5. Más vale prevenir que curar…

¡¡Prueba superada!! Tras casi 15 días de liendrera, tu hijo ya no tiene piojos. Ahora sólo podemos esperar que el resto de mamás de la clase hayan sido igual de eficaces que tú y que no vuelvan estos temidos bichitos a su cabeza. Pero… sigue estando el patio del colegio, el parque, la academia donde estudia piano o el equipo de fútbol. Nunca vas a tener la seguridad de que no va a cogerlos de nuevo, por lo que te recomendamos que utilices un buen preventivo. Como bien reza el refrán, «más vale prevenir que curar».

Utilizar un producto preventivo o protector contra los piojos siempre es recomendable, sobre todo si tu hijo/a es propenso a tener piojos.

¿Y cuál utilizo? Cuál será más eficaz

En el mercado tienes una amplia variedad de repelentes contra piojos. Entre los que te muestro a continuación, algunos utilizan el repelente IR3535, que es el mismo que se usa en algunos repelentes contra insectos pero sólo se recomienda para niños mayores de 3 años y otros tienen octanediol, que tiene otro mecanismo de acción también muy eficaz y que además se puede utilizar en niños mayores de 1 año. Por supuesto también está el árbol de té que es un clásico de los remedios naturales, con propiedades para prevenir la aparición de piojos e incluso propiedades pediculicidas si se utiliza en mayores concentraciones, aunque sí que es cierto que se utiliza mucho más para repeler que para tratar.

Espero que te haya servido esta explicación sobre la pediculosis y su tratamiento y que tu cruzada contra los piojos dure el menor tiempo posible. Si necesitas consejo, ya sabes, ¡contacta con nosotros!

En Farmacia Capella llevamos 30 años cuidando de ti